“The Colour in Anything”, de James Blake

Aunque ligeramente eclipsado por el nuevo disco de Radiohead, que salió también sorpresivamente y en versión digital cuarenta y ocho horas antes, The Colour in Anything prueba que la huella de James Blake marcó el paisaje sonoro contemporáneo más que cualquier otra. En ese sentido, no nos sorprendería que Radiohead, después de haber sido una de las fuentes de inspiración de James Blake, se haya nutrido a su vez de este joven maestro del electro lánguido para las bases preparatorias de A Moon Shaped Pool. Originario de las brumas opacas del dubstep, Blake se fue revelando, con paciencia y moderación, como una especie de demiurgo omnisciente y visionario que traza nuevos mapas en la geografía del pop y del soul, al punto de terminar colaborando en el último disco de Beyoncé.

Si bien Kanye West, quien también lo venera, finalmente se bajó del proyecto después de haber sido considerado como invitado para la hipnótica “Timeless”, la presencia a bordo de las frágiles voces de Frank Ocean (particularmente en la fulminante “My Willing Heart”) y Justin Vernon (Bon Iver) le permite a Blake ampliar todavía más sus territorios de conquista. El góspel futurista y palpitante de “Radio Silence” nos informa desde el comienzo acerca de las intenciones de un disco que no abandona su objetivo jamás en sus setenta y seis minutos de duración. Blake nos invita a recorrerlos a tientas en medio de paisajes visuales y cambiantes, constituidos por millones de partículas sonoras organizadas según un orden que solo responde a los latidos del corazón. Escuchamos el mundo que vibra, el ruido de las olas y del viento, el tiempo que pasa al interior de un reloj de arena musical y mágico, y las voces transfiguradas y sobrehumanas que se unen como si se tratara del último y del más largo de los abrazos.

Incluso el Auto-Tune, esa plaga de la que casi todos sus discípulos abusan como si fueran vándalos, se mantiene en la obra de Blake como una suerte de disparador emocional que funciona siempre. “I need a forest fire”, canta Bon Iver, pero una vez que llegamos al final de esta gran travesía, nos damos cuenta de que en realidad fueron nuestros sentidos los que James Blake se dedicó a incendiar.

-

james-blake-thecolor

James Blake
The Colour in Anything

(Polydor)